Día Mundial de la Vida sin Ruido

Desde hace unos años, se celebra un evento muy interesante de importancia mundial, el mismo que viene siendo promocionado por diferentes instituciones publica y privadas, unidas con una sola finalidad; que es la de reducir la contaminación auditiva; es por ello que se ha denominado al último miércoles del mes de abril de cada año como el “Día Mundial de la Vida sin Ruido”. Instaurándose esta fecha como un día de reflexión y cambio para toda la población mundial.
Para poder explicar los daños que el elevado nivel de ruido fomenta, es necesario comparar la vida que las personas de las ciudades llevan, frente al estilo de vida llevado por las personas en el campo, notándose cambios bruscos en los referentes  comportamentales de los pobladores de las grandes ciudades; pues es conocido los daños que genera la emisión de ruidos fuertes en la salud mental, como en la salud física, ya que el cambio negativo que genera los ruidos estrepitosos en el sistema nervioso, hace que el cerebro incremente  o disminuya la cantidad de neurotransmisores reguladores de la calma, la paciencia, la adrenalina, el sueño y la memoria, por lo que una persona acostumbrada a moverse entre la emisión ruidosa de las sociedades, va a tender a ser más agresiva; frente a una persona que vive alejada del ruido, capaz de controlar sus actitudes y temperamentos. Los daños físicos se pueden notar si se revisan las estadísticas de personas con discapacidad auditiva, pudiéndose visualizar que cada año se incrementan los cambios tecnológicos y con ellas las enfermedades, como ejemplo se pueden mencionar el número, de adolescentes que hacen uso de múltiples instrumentos musicales, mediante el empleo de audífonos, que tienden a elevar el nivel de emisión del sonido, muy por encima del nivel de decibeles permitidos para las personas según la Organización Mundial de la Salud ( OMS), generando fenómenos negativos en el largo plazo.
Es por  ello que nace la necesidad de capacitar a las personas en temas referentes a la emisión de ruidos, por lo que dentro de la política educativa aplicada en numerosas instituciones educativas, se fomenta el trabajo ambiental; promoviendo la Ecoeficiencia y gestionando la salud física y mental de las personas; elaborándose campañas preventivas y brindando información referente al tema.
 

Mes: 
Back to Top